Diagrama de temas

  • Resumen

    La industria y empleo de los drones en las sociedades avanzadas no para de crecer, de modo exponencial. Son muchas las cuestiones que se suscitan, y claros algunas oportunidades y amenazas que para la defensa de derechos y libertades producirán, pero carecemos de muchas respuestas. Por lo pronto, ¿qué sucederá con el Reglamento General de Circulación o la Ley de Responsabilidad Civil y Seguros? Hablamos de responsabilidades y derechos ante nuevas realidades jurídicas que nos llegan por tierra y aire.


    • Video Ponencia


            Si no puede visualizar la jornada con Chrome, pruebe a activar Adobe Flash Player. En la siguiente página se explica cómo hacerlo: https://helpx.adobe.com/es/flash-player/kb/enabling-flash-player-chrome.html.

            Si persisten los problemas le recomendamos que la visualice con Internet Explorer.

      • Más sobre este tema en Biblioteca Abogacía


        COTINO HUESO, Lorenzo: Riesgos e impactos del Big Data, la inteligencia artificial y la robótica: enfoques, modelos y principios de la respuesta del derechoRevista General de Derecho Administrativo. Nº 50. Iustel, Madrid, 2019.

        FERNÁNDEZ SAMANIEGO, Javier y PIÑAR GUZMÁN, Blas: Drones y privacidad, en QUADRA SALCEDO, Tomás de la y PIÑAR MAÑAS, José Luis (Dirs.): Sociedad Digital y Derecho. Boletín Oficial del Estado, Madrid, 2018.

        FORTES MARTÍN, Antonio: La disciplina jurídico-administrativa de las operaciones con aeronaves pilotadas por control remotoRevista General de Derecho Administrativo. Nº 46. Iustel, Madrid, 2017.

        NAVAS NAVARRO, Susana et al: Inteligencia Artificial. Tecnología. Derecho. Tirant lo Blanch, Valencia, 2017.



        • Ponentes


          Alvaro Satrústegui Silvela

          CEO de EXSEL

          PERFIL

          Actuario de Seguros y Economista. Actualmente CEO de la agencia de suscripción EXSEL UNDERWRITING AGENCY S.L. Propietario de la correduría de seguros EXCESS CORREDORES DE REASEGURO Y CONSULTORES S.A.

          RRSS


          Esther Monterroso Casado

          Profesora Titular Derecho Civil (UDIMA) y Abogada (ICAM)

          PERFIL

          Abogada (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Col. 5195). Consejo Asesor de la Sección de Responsabilidad Civil y Seguro (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid). Doctora en Derecho. Doctora Europea (Universidad Autónoma de Madrid).

          PONENCIAS/TALLERES

          Drones: responsabilidades y derechos

          El progreso técnico en la aviación ha permitido un vertiginoso aumento en nuestro espacio aéreo de las aeronaves no tripuladas o aeronaves civiles pilotadas por control remoto. En este contexto, el legislador europeo y nacional ha comenzado a regular la utilización de los drones en el espacio aéreo. La reciente normativa es consecuencia del desarrollo de estos vehículos aéreos no tripulados. El auge del sector se ha debido a la importante reducción de los costes de las tecnologías necesarias para su desarrollo y a la mayor facilidad en el manejo de los drones, que ha ocasionado que se haya triplicado en número de fabricantes de estos aparatos en los últimos años y que se hayan puesto miles de ejemplares y modelos a disposición de los usuarios. Según el Plan Estratégico para el desarrollo del sector civil de los drones en España 2018-2021 (Ministerio de Fomento), se pronostica un importante incremento en el el número de drones en circulación a corto plazo como consecuencia del desarrollo tecnológico y la aparición de nuevas aplicaciones para numerosas industrias y sectores, tanto en el ámbito recreativo como profesional, y en especial en el sector del transporte para la comercialización. El acelerado progreso de la industria tecnológica y la aeronáutica, y su potencial, ha conducido a que el legislador nacional y europeo recientemente haya regulado su uso en el espacio aéreo debido a los riesgos que pueden conllevar para las personas y las propiedades en la seguridad aérea. Como consecuencia de los riesgos generados mediante su operación, los drones se han sumado al número de siniestros en la actividad aeronaútica, que hasta hace poco solo eran ocasionados por las aeronaves tripuladas. Y, a mayor número de drones en circulación, mayores posibilidades existirán de que causen accidentes.

           Los drones pueden causar cuantiosos daños en la seguridad aérea al colisionar con un avión comercial u otro tipo de aeronave que vuele a baja altura, ocasionando no solo daños materiales, que afecten a las propias aeronaves o a objetos tras recibir el impacto, sino también lesiones personales. Las propias aspas del dron son susceptibles de causar dichas lesiones. E, incluso, pueden llegar a doblar o romper un aspa o desequilibrar el motor de una aeronave tripulada al ser succionado, poniendo en peligro la seguridad de los pasajeros de una aeronave tripulada. Además, un dron, tras chocar con un objeto, puede perder el control y precipitarse sobre los viandantes, sobre sus propiedades o colisionar contra un bien público. También puede arrojar componentes, intencional o accidentalmente, realizar ruidos excesivos, ocasionar intromisiones a la privacidad (al encontrarse dotados en muchos casos de cámaras de filmación) o ser susceptibles de ciberataques y sustracción de información. En la actualidad, las aeronaves no tripuladas se encuentran reguladas por normas estatales y europeas. En el ámbito interno, es preciso tener en cuenta: El Real Decreto 1036/2017, de 15 de diciembre, por el que se regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto. El Real Decreto 1180/2018, de 21 de septiembre, por el que se desarrolla el Reglamento del aire y disposiciones operativas comunes para los servicios y procedimientos de navegación aérea. El Real Decreto 57/2002, de 18 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Circulación Aérea. La Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea (LNA)/ y el Código Civil. La Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea. Respecto a la regulación europea, debe atenderse al: Reglamento (UE) 2018/1139 del Parlamento europeo y del Consejo de 4 de julio de 2018. Esta norma, que en principio deroga el Reglamento (CE) 216/2008, cuenta con una disposición transitoria que establece que este se continuará aplicando en materia de drones hasta que entren en vigor los actos delegados y los actos de ejecución a que se refiere el presente Reglamento. De este modo, aunque la Unión Europea planee una regulación sobre drones civiles, independientemente de su peso, de momento solo resultan de aplicación las normas contenidas en los artículos 56 a 58 (que se limitan a establecer unas líneas básicas) y el Anexo IX relativo a los requisitos para su diseño, producción, mantenimiento y operación de estas aeronaves, con una remisión expresa al Reglamento 216/2008 hasta que se desarrollen estas normas por la Comisión Europea en cooperación con la Agencia Europea de Seguridad Aérea. 

          El plazo máximo para adaptar las normas de desarrollo del Reglamento 216/2018 se extendiende hasta el 12 de septiembre de 2023. En cualquier caso, seguirán quedando fuera del ámbito de aplicación de la Unión Europea los drones utilizados para actividades militares, aduanas, policía, de aduanas, de policía, de búsqueda y salvamento, de lucha contra incendios, de control de fronteras y de vigilancia costera, o similares, llevados a cabo en interés público. No obstante, el Reglamento abre una puerta a la regulación de los Estados miembros, ya que les faculta a promulgar normas nacionales “para someter a determinadas condiciones la operación de aeronaves no tripuladas por razones ajenas al ámbito de aplicación del presente Reglamento, en particular por razones de seguridad pública o de protección de la privacidad y de los datos personales con arreglo al Derecho de la Unión” (artículo 56.8). El Reglamento (UE) 2018/1139 del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 de julio de 2018 no establece un régimen de imputación de la responsabilidad por los daños causados por estas aeronaves. Tan solo se limita a señalar, por un lado, la responsabilidad del operador por la operación y la obligación de adoptar todas las medidas apropiadas para garantizar la seguridad de la misma (Anexo IX, punto 2.4.1); por otro lado, la responsabilidad del fabricante por la inobservancia de los requisitos en el diseño conforme a lo recogido en la norma (punto 2.1 y 2 del Anexo); y, por último, la de la Agencia de la Unión Europea para la Seguridad Aérea por los daños causados por ella misma o su personal en el ejercicio de sus funciones, de conformidad con los principios generales comunes al Derecho de los Estados miembros (artículo 97.3). De este modo, debemos acudir a la normativa interna en materia de responsabilidad civil extracontactual. 

          La responsabilidad por daños causados en la navegación aérea se encuentra regulada en el artículo 115 de la Ley 48/1960, de 21 de julio, de Navegación Aérea, y se completa con el Reglamento (CE) 2027/97 del Consejo, de 9 de octubre de 1997, sobre la responsabilidad de las compañías aéreas en caso de accidente. Sin embrago, el régimen de responsabilidad civil por los daños ocasionados por la operación de un dron no se ha armonizado a nivel de la Unión Europea, por lo que resulta preciso atender a nuestro derecho interno para conocer si resulta aplicable un sistema de responsabilidad objetiva o subjetiva. En esta ponencia se expondrá en qué supuestos resulta de aplicación el régimen de responsabilidad objetiva y en cuáles la subjetiva, dependiendo del uso profesional o recreativo de los drones. La intervención concluye con una referencia a los mecanismos aseguradores en estos supuestos.


          RRSS


          BIBLIOGRAFÍA

          MONTERROSO, E. y DÍAZ, E.: “Responsabilidad civil y protección de datos en el uso de los drones”, en E. Monterroso (Dir.): Inteligencia artificial y riesgos cibernéticos: responsabilidades y aseguramiento, Tirant lo Blanch, Valencia, 2019, pp, 172-232. ISBN 978-84-1313-012-5.



          • Moderador

            Luis Miguel Arribas Cerdán

            Consejero del Consejo General de la Abogacía Española